Hacia la extinción de la prostitución

Alejandra Kollontai

Diversas formaciones políticas que se dicen de izquierdas presentan la prostitución como un elemento de emponderamiento femenino, de progreso. La realidad es que se trata de un fenómeno social altamente perjudical para la clase obrera. No solo mercantiliza y deshumaniza el cuerpo de la mujer. También rompe la solidaridad y la unidad entre hombres y mujeres proletarios. Alicia Díaz arroja un poco de luz a través de su artículo en elComún.

Hacia la extinción de la prostitución

Alicia Díaz SánchezelComun.es::. Una de las razones que impiden la plena emancipación de las mujeres la hallamos en la prostitución. La prostitución ha estado presente a lo largo de la historia, pero no siempre ha existido ni se trata en absoluto, como quieren vender los sectores pro-regulacionistas, del oficio más antiguo del mundo. Las justificaciones para que siga produciéndose gozan de una larga y dilatada lista de pretextos asentados en multitud de subterfugios de diferente índole. Sus exposiciones hoy, se nos presentan como una errabunda peregrinación destinada a morir de vieja en el museo de las antiguallas. Que millones de hombres se manifiesten melindrosos bajo la espada de Damocles que cierne sobre sus cabezas al oír la palabra «abolición» no debería extrañarnos, ya que el consumo de mujeres a través del comercio sexual sigue siendo en la actualidad uno de los mayores alardes de poder masculino. La prostitución es la aceptación política y social de la situación de la mujer en el mundo. Una situación que no es la causa sino producto de las relaciones productivas de las mujeres durante el desarrollo social a lo largo de la historia. Lo que sí debería extrañarnos es que numerosas formaciones e individuos, hayan decidido posicionarse a favor de este modo de explotación en nombre de la izquierda aferrando sus falsas esperanzas y viles deseos al mástil del socialismo. Son ellos, sin embargo, quienes prostituyen constantemente la ideología, aunque para ello tengan que arrasar, como si de un tifón se tratase, hasta con los principios marxistas. Sirva este artículo como un breve recorrido por las raíces de la prostitución en el que serán protagonistas, precisamente, los ideadores e ideadoras del pensamiento prostituido al que se pretende denostar.

¿Qué es la prostitución?

Flora Tristán es una de las referencias principales a las que cualquier socialista debe acudir no solo por su compromiso intelectual y vital en favor de la lucha obrera y la unión de los trabajadores, sino también por el llamamiento desgarrado hacia las mujeres de cara a la emancipación económica y emocional. «Mujeres, ¿qué papel desempeñáis en la sociedad? Ninguno. Pues bien, si queréis vivir dignamente vuestra vida, dedicadla al triunfo de las más sanas de las causas: la unión obrera» (La unión obrera, 1840).

Si bien es cierto que las proclamas agitadoras pueden resultar ingenuas ahora debido al carácter utópico del pensamiento de la socialista, dicha utopía no le resta un ápice de lucidez a su discurso que queda, además, respaldado por autores de la talla de Marx y Engels que refrendaron su compromiso tanto en Manifiesto comunista con el popular «¡Proletarios de todos los países, uníos!», como en La Sagrada Familia, o Crítica de la crítica crítica (1844) con la siguiente defensa de Friedrich Engels:

«La propia afirmación de la crítica —si tomamos esta afirmación en el único sentido que ella pueda tener—, reclama, pues, la organización del trabajo. Flora Tristán —en la discusión de las ideas de Flora Tristán es donde encontramos por primera vez esta afirmación—, pide la misma cosa, y esta insolencia de haberse atrevido a adelantarse a la crítica crítica le vale el ser tratada en canaille (canalla)».

Flora Tristán consideraba la prostitución directamente como una carnicería: «Por el mismo precio, si hace más gracia, también se le puede escupir en la cara; no se ofenderá por ello. […] Qué más da, es una miserable, y se le puede hacer de todo; tiene que comer, tiene hambre. Esta palabra por sí sola lo explica todo. Se han vuelto a pintar las casas en las que ocurre este horrendo tráfico de carne humana» (Pérégrinations d’une paria, 1833-1834). En relación a los prostíbulos sostiene:

«Aquella gran e infame casa ¡es la sociedad entera!». Con usual frecuencia se acude al mito de la libre elección, un argumento agazapado dentro de una enorme trampa para osos que de atractivo y apetitoso que resulta el cebo, somos incapaces de ver las dimensiones y el peligro del armadijo hasta caer en él. Asegura Tristán que «la falsa libertad es hermana de la tiranía, y la licencia requiere necesariamente esclavos pues precisa víctimas».

Nunca cayó —como ninguno de los autores que aquí se presentan— en la hipocresía de la doble moral, otra excusa de los partidarios de la prostitución puesto que los matrimonios por conveniencia han sido dura y ampliamente criticados y rechazados por socialistas y comunistas a lo largo de sus obras. No se trata, pues, de ningún conflicto relacionado con la moral cristiana, sino de la oposición política contra todo tipo de prostitución ética y humana. Si estar en contra de la explotación en todas sus formas es un dilema moral, me declaro principal enemiga de la inmoralidad que algunos defienden para eludir cualquier tipo de compromiso relacional entre seres humanos fuera de los lazos de la corrupción y la prostitución. No se escuden en las religiones para lanzar el arma de la moral religiosa como excusa, recuerden que es  un boomerang que les llegará de vuelta. Friedrich Engels calificaba la prostitución como la forma más extrema del heterismo. La prostitución es una institución de carácter burgués.

«El heterismo es una institución social como cualquier otra y mantiene la antigua libertad sexual… en provecho de los hombres. No sólo tolerado de hecho, sino practicado libremente sobre todo por las clases dominantes, se reprueba de palabra. Pero, en realidad, esta reprobación nunca va dirigida contra los hombres que lo practican, sino solamente contra las mujeres, que son despreciadas y rechazadas, proclamando con ello, una vez más, la supremacía absoluta del hombre sobre el sexo femenino como ley fundamental de la sociedad».

El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884).

Engels sitúa los inicios de la prostitución junto a la propiedad privada y el fortalecimiento de la familia patriarcal. El primer intercambio de dinero fue un acto, casualmente, religioso. «La entrega por dinero fue al principio un acto religioso. Se practicaba en el templo de la diosa del amor y, primitivamente, el dinero ingresaba en las arcas del templo. Las hieródulas de Anaitis en Armenia, las de Afrodita en Corinto, al igual que las bailarinas religiosas de los templos de la India (conocidas por el nombre de bayaderas, derivado del portugués bailadeira), fueron las primeras prostitutas. El sacrificio de entregarse, en un principio obligación de todas las mujeres, fue más tarde ejercido solamente por estas sacerdotisas, en sustitución de todas las demás». Por otra parte August Bebel en La mujer y el socialismo (1879) ubica la prostitución en los mismos espacios que Engels.

«Solón, que formuló el nuevo derecho para Atenas y que se celebra como fundador del nuevo estado de derecho, fue también el que fundó las casas públicas de mujeres, el deicterion (burdel público), rigiendo el mismo precio para todos los visitantes. Según Filemón ascendía a un óbolo, unos 25 pfennig de nuestro dinero. El deicterion, al igual que los templos de los griegos y romanos y las iglesias cristianas en la Edad Media, era inviolable, se hallaba bajo la protección de la fuerza pública. Hasta el año 150 a.C., aproximadamente, el templo de Jerusalén era también el lugar habitual de reunión de las prostitutas».

A propósito de este derecho Bebel recoge las siguientes palabras que un contemporáneo le realizó a Solón: «¡Loado sea Solón! Pues compraste mujeres públicas para el bien de la ciudad, para las costumbres de una ciudad llena de hombres jóvenes y fuertes, que, sin tu sabia institución, se entregarían a las molestas persecuciones de las mujeres honorables», termina concluyendo el autor con una apreciación que podía haber hecho hoy perfectamente. «Veremos cómo en nuestros días se justifica exactamente con las mismas razones la necesidad de la prostitución y de los burdeles del Estado. De este modo, las leyes del Estado reconocían a los hombres, como un derecho natural, acciones que se consideraban abominables y un crimen grave si las cometían las mujeres». ¿No creen que estos ritos, costumbres y privilegios están bastante lejos de ser justificados bajo el manto del trabajo al que se le asocia la prostitución? ¿Puede defenderse la infame prostitución, la forma más extrema del heterismo, desde una posición ideológicamente transformadora? Quienes no quieren combatir la prostitución no desean transformar el mundo, sino mantener una serie de privilegios basados en el derecho natural de dominar a la otra mitad de la especie humana. No desean acabar con la propiedad privada, ni con los anticuados fundamentos del derecho de pernada, ni con la precariedad laboral ni con la explotación. No buscan libertad para las mujeres, sino para ellos mismos. Una libertad que se obtiene, entre otras, relegando a un estatus de subalternidad en términos gramscianos, al grupo que se encuentra en peores condiciones materiales. 

¿La prostitución es un trabajo?

Es habitual el cruce teórico acerca de si la prostitución puede considerarse trabajo. Para ello, se acude a la teoría del valor-trabajo de Karl Marx, algo que, además de reduccionista, resulta claramente capcioso. Si Marx, creador de dicha fórmula, no vio jamás una forma de trabajo digno en la prostitución, ¿qué debería hacernos pensar que un supuesto error matemático de fórmula o de teoría hubiera modificado la visión sobre la prostitución de los ideadores del marxismo? El trabajo, además de una teoría, es el resultado de las necesidades naturales del ser humano. Actividad por la que el hombre transforma la realidad para satisfacer sus necesidades físicas y espirituales. La prostitución no tiene nada de natural. No ha transformado absolutamente nada, todo lo contrario;  ha contribuido a la deshumanización de las relaciones sexo-afectivas entre hombres y mujeres colocando a estas últimas en una situación de sumisión y dominación que se extiende al resto de mujeres aunque no practiquen la prostitución directa o indirectamente.

«Nuestros burgueses, no bastándoles, por lo visto, con tener a su disposición a las mujeres y a los hijos de sus proletarios —¡y no hablemos de la prostitución oficial!—, sienten una grandísima fruición en seducirse unos a otros sus mujeres».

Está claro que para Marx no es un problema de calado estrictamente laboral, se trata, más bien, de una cuestión social y económica. De la misma manera que la discusión no radica en si los denominados riders son autónomos o empleados, sino en las causas y motivos que se han generado para que las sociedades actuales tengan la necesidad de crear nuevos métodos de explotación y precarización disfrazados de trabajos que permitan satisfacer los deseos propiciados por los intereses capitalistas. Hace pocos días el cofundador de Glovo, Sacha Michaud, realizaba las siguientes declaraciones:

«Sería maravilloso que un ‘glover’ pudiese vivir la experiencia de trabajar tres meses en cada ciudad […] tener tres trabajos a la vez empieza a ser una realidad».

¿Qué tipo de organización social y qué tipo de relaciones económicas se han edificado para llamar trabajo a la explotación intrínseca que se da en la prostitución? Rematando con Marx, explica que «a lo sumo, podría reprocharse a los comunistas el pretender sustituir este hipócrita y recatado régimen colectivo de hoy por una colectivización oficial, franca y abierta, de la mujer. Por lo demás, fácil es comprender que, al abolirse el régimen actual de producción, desaparecerá con él el sistema de comunidad de la mujer que engendra, y que se refugia en la prostitución, en la oficial y en la encubierta» Manifiesto comunista (1848). Una de las aportaciones más brillantes de Engels la encontramos en Anti-Dühring (1878), todo un despliegue de materialismo científico donde queda ejemplarmente desarrollada la teoría marxista y que me sirve para apoyar este artículo en el campo de la prostitución, porque ha sido la mismísima estructura económica la que ha permitido su avance y crecimiento. «La estructura económica de la sociedad constituye en cada caso el fundamento real a partir del cual hay que explicar en última instancia toda la superestructura de las instituciones jurídicas y políticas, así como los tipos de representación religiosos, filosóficos y de otra naturaleza de cada período histórico». ¿Puede verse la complejidad a la que hay que someter la libertad de elección para que tal cosa, si es que existe, pueda definir por sí sola la viabilidad de la regulación de la prostitución? Mientras existan las clases no podemos hablar de libertad ¿De qué libertad hablamos?, «de la libertad ilimitada de comerciar» (Marx).

Lenin también veía en  la prostitución la «asquerosa hipocresía burguesa» que se daba en los congresos aristocráticos que decían combatir la prostitución. «Los acróbatas de la caridad y los policías para los que la miseria y la pobreza son objetos de escarnio se reúnen para “luchar contra la prostitución”, que está precisamente sostenida por la aristocracia y la burguesía». El quinto congreso internacional de lucha contra la prostitución, Lenin (1913).

Abolir la prostitución para extinguirla

A los movimientos abolicionistas se les ha acusado de hipócritas en esta lucha contra la prostitución ¿Puede acaso erradicarse la prostitución bajo el capitalismo? De ningún modo. El abolicionismo, herramienta legislativa, es un paso necesario de cara a la extinción de la prostitución. El marxismo contempla estas acciones como mejora de las circunstancias de la mujer hasta que se den las condiciones necesarias que puedan dar paso a la completa desaparición de la prostitución. Si la prostitución es una institución y está integrada legítimamente por el Estado, la abolición no garantizaría la extinción total de la prostitución al enmarcarse dentro del propio Estado burgués —leído este como producto del antagonismo irreconciliable de las clases—, pero la abolición no es el fin, eso sería adaptarse a la misma infraestructura; la abolición es el medio que permitirá la extinción en la medida que se implante el socialismo. Hay que recordar que el abolicionismo rechaza cualquier tipo de sanción contra la prostituta a la que hay que garantizar recursos económicos, psicológicos, sociales y habitacionales. Hablamos en términos radicales de extinción de la prostitución mediante la abolición previa de la misma. Nada que ver con la hipocresía a la que hacía referencia Lenin en la anterior cita y que muchos quieren atribuirle al abolicionismo. Lenin también pudo intercambiar opiniones sobre la prostitución con Clara Zetkin, que manifestaba sobre la situación de las prostitutas que «en primer término, son víctimas del maldito sistema de propiedad imperante en dicha sociedad, y, además, son víctimas de una maldita hipocresía moral. Esto es claro. Sólo una persona grosera y miope puede olvidarlo», Sobre la emancipación de la mujer, recuerdos sobre Lenin (1920).

Una de las autoras marxistas que más han aportado a la cuestión de la mujer fue sin duda, Aleksándra Kolontái. Sus textos abarcan desde la maternidad hasta la prostitución y siguen siendo a día de hoy revolucionarios. Para la autora, la prostitución es una expresión que se envuelve en el proceso mundial de desarrollo económico del capitalismo.

«Esta vergüenza —la prostitución— se la debemos al sistema económico hoy en vigor, a la existencia de la propiedad privada. Una vez haya desaparecido la propiedad privada, desaparecerá automáticamente el comercio de la mujer».

Fue consciente de los dos ejes fundamentales que debían atajarse para bloquear la institución de la prostitución: la dependencia económica y emocional de las mujeres. «La prostitución  es  el  resultado  de  la  dependencia completa de las mujeres  respecto de los hombres, y de la ausencia total de leyes que les garanticen un mínimo de beneficios materiales». Es estremecedor leer la (auto) crítica que realiza Aleksándra Kolontái a sus propios camaradas en 1921(¡!) durante el discurso a la tercera conferencia de dirigentes de los Departamentos Regionales de la Mujer de toda Rusia. «La prostitución se ha vuelto  extremadamente común. Pero hemos dejado de lado el asunto, nos hemos quedado callados al respecto. En parte por las actitudes hipócritas que hemos heredado de la burguesía, y en parte por nuestra propia reticencia a considerar y ponernos de acuerdo sobre el perjuicio que causan el incremento y la extensión masiva de la prostitución  en  el  colectivo  obrero. Y nuestra desgana en la lucha contra la prostitución se ha visto reflejada en nuestra legislación». Resulta alarmante y descorazonador que cien años después de esa intervención esté escribiendo la misma denuncia que hace un siglo ella misma hacía. Que hoy, a pesar de todos estos textos, siga habiendo gente que ve en la prostitución un fenómeno natural inevitable incapaces de desligarse de las rentas de la aristocracia y de la burguesía. Los hombres no ven en la prostituta una persona con iguales derechos, ven un trozo de carne que les puede servir instantáneamente para saciarse. Que muchos hombres hablen de un intercambio consensuado y entre iguales solo es un modo de autojustificar el abuso por más que vean en la prostituta complacencia. La prostituta verá en ellos hombres con capacidades sexuales y emocionales mermadas; seres manejables carentes de empatía; animales en celo despreciados por el resto de mujeres que los rechazan y que terminan volcando sobre ellas la mayor de las violencias a cambio de unas pocas monedas. Les repugnan, son un mero trámite del que no pueden zafarse debido a la miseria y a su posición de objeto y otredad. No hay reciprocidad en el acuerdo de la permuta porque el derecho a prostituir está cimentado sobre la necesidad de tener que prostituirse y en los mecanismos hegemónicos de dominación masculina. 

Rosa Scheiner, socialista argentina, escribió en La liberación de la mujer y la revolución proletaria, acerca de la situación de la mujer y su relación con la prostitución:

«millones de mujeres están encadenadas a la gigantesca producción capitalista y a sus ramas colaterales. A cambio de remuneraciones irrisorias se exprimen de ellas recónditas energías ¿Qué obrero, ni el más inepto, se resignaría con el salario que recibe la obrera, aun la más hábil? Por algo florece tanto en el “progresista” mundo burgués la prostitución con todas sus terribles consecuencias».

Todas tienen en común que, pese a necesidad inequívoca de alcanzar la igualdad legal, dicha igualdad ante la ley no bastaría para alcanzar la verdadera emancipación si no viene acompañada de profundos cambios sociales. «La igualdad ante la ley no pasa de ser una fórmula vacía, mientras no esté respaldada por la igualdad económica. Y esta materia sólo será posible en una sociedad socialista, que comenzará por extirpar de raíz la propiedad privada, origen primero de la desigualdad». En definitiva, y como hemos visto, no se puede ser socialista ni comunista y defender al mismo tiempo la prostitución; estaría a la misma altura de querer regularizar el trabajo esclavo o la explotación laboral en lugar de abolirlo y extirparlo definitivamente de la sociedad. 


Sobre la autora

Alicia Díaz Sánchez. Educadora social, estudios en sensibilización en igualdad de oportunidades, presidenta y fundadora de FemNosotras y cosecretaria de organización de Rojos España. Puedes encontrarla en @AlicciaDs


NOTA: El texto original puede leerse en elcomun.es. Los encabezados, así como las citas entresacadas, los hemos incluido nosotros para facilitar la lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *