Venezuela ha ganado un Stalingrado geopolítico

Nota breve del analista internacional y profesor José Antonio Egido sobre la victoria del bloque bolivariano en las elecciones del 6-D en Venezuela. Incluímos también fragmento del programa de HispanTV «Detrás de la razón», de Roberto de la Madrid.

Jose Antonio Egido:. Tras enfrentar la pretendida ofensiva “final” del imperialismo norteamericano al frente de una coalición de 50 estados serviles entre los más poderosos del Mundo como Francia, Reino Unido, Alemania, Canadá y Japón, el pueblo venezolano ha destruido mediante el voto popular el principal Caballo de Troya instalado en el país por las agencias de inteligencia enemigas: la Asamblea Nacional (AN) adeco-burguesa. Empleando la astucia, la negociación, el respaldo de los aliados, la unidad del PSUV, la organización y movilización populares y la firmeza de las fuerzas armadas, la Revolución Bolivariana ha alcanzado 10 objetivos estratégicos:

1.-Dividir a la oposición burguesa entre una fracción moderada y otra teledirigida por el imperialismo;

2.- Aislar y desmoralizar al sector más antinacional y reaccionario de esta última representado por Guaidó, López Mendoza, la Machado y otros secuaces;

3.- Neutralizar todos los intentos de derrocamiento;

4.- Mantener las instituciones centrales del Estado en medio de una agresión demoledora;

5.- Mantener el núcleo social leal formado por lo mejor de la clase trabajadora y comunal, el campesinado, la intelectualidad, la juventud, ciertas iglesias, las clases populares urbanas, artesanado y pequeña burguesía. Los 2 millones de chavistas que se han abstenido se han negado a apoyar a la oposición burguesa ni a la seudoizquierda infantil, derrotada;

6.- Movilizar a las Fuerzas Armadas, de inteligencia, de seguridad y milicias bolivarianas en pie e impermeables a la penetración enemiga;

7.- Reforzar la alianza estratégica con Rusia, China, Irán y Cuba, central para disuadir la agresión enemiga;

8.- Realizar las elecciones legislativas en los plazos previstos emergiendo una AN aliada al gobierno;

9.- Poner las bases para la recuperación económica con la Ley Anti-bloqueo, la Comisión “Ali Rodríguez Araque” de PDVSA, los CPT de trabajadores y la reactivación de la producción y comercio de hidrocarburos y

10.- Estimular mediante su ejemplo la oleada antimperialista regional con el triunfo progresista en México y Argentina, la derrota fascista en Bolivia, las luchas populares en Perú, Colombia y Guatemala y las perspectivas de avances políticos en Ecuador y Chile. Y a la vez combatiendo con eficacia la mortal pandemia que cualquier país vecino e incluso que los EEUU, arrasados por el virus. Indiscutiblemente el fracaso de Trump en destruir a Venezuela ha contribuido a su derrota electoral y desaparición inminente del juego político. La resistencia venezolana debilita estratégicamente el ridículo “Grupo de Lima”, saca de juego a la OEA y desenmascara la sumisión al agonizante Trump de la pretenciosa Unión Europea. Gracias a la imperturbable voluntad combativa del Presidente Maduro al frente de un pueblo cuyo heroísmo admira al Mundo, cada vez más millones de oprimidos de toda América Latina y el Caribe, África, Asia y Oceanía ven con claridad que el futuro promisorio no está en el declinante imperialismo sino en la dignidad nacional, el derecho internacional y el Mundo multipolar.

Venezuela ha ganado su Stalingrado del siglo XXI.

La lucha sigue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *