Saltar al contenido

Defiende tu salud, defiende lo que es tuyo

Los sindicatos con representación en Osakidetza han convocado dos jornadas de huelga y manifestaciones en las tres capitales ante el empobrecimiento y los recortes sanitarios emprendidos por el Gobierno vasco. Los trabajadores denuncian que el Departamento de Salud “no ha propuesto una sola medida para solucionar los graves problemas” que tiene el sistema sanitario en Euskadi.

La derecha nacionalista y sus subalternos del PSE tienen el objetivo de engordar las empresas y las mutuas privadas a costa de lo que por derecho pertenece a todos. Aún estamos a tiempo de revertir esta situación y el camino es precisamente el emprendido por los sindicatos: movilización, unidad de acción y alianza de toda la ciudadanía contra las intenciones de Urkullu y compañía.

La sanidad pública es nuestra. Es de todos los trabajadores y de todo el pueblo porque la hemos construido con nuestro esfuerzo. Nos iguala y es uno de los pilares del bienestar de toda la población. Eso es lo que pretenden robarnos. Debemos defender lo que es nuestro e ir más allá:

Queremos una sanidad universal, gratuíta, igualitaria y queremos que deje de financiarse directa e indirectamente a las empresas privadas que comercian con nuestra salud. Queremos que un derecho tan fundamental como el de la salud deje de ser comercializado y eso solo puede ser con la desaparición total del sector privado. Esto tan básico no lo podemos esperar del capitalismo ni de sus gestores.

Una Osakidetza mejor

Junto con lo anterior, hacemos nuestras las reivindicaciones de mínimos que hacen los sindicatos:

-Aumentar el presupuesto de Osakidetza para el ejercicio 2023, hasta llegar a la media de la UE (7% del PIB), destinando un 25% del mismo a la atención primaria

-Adecuado dimensionamiento de las plantillas con la creación de miles de puestos de trabajo, que permitan racionalizar las cargas de trabajo y dar una atención de calidad a la ciudadanía.

-Acabar con la temporalidad que sufren más de 24.600 trabajadores y trabajadoras hasta rebajarla al 8%, consolidando a las plantillas.

-Recuperación del poder adquisitivo perdido y reversión de todos los recortes, incluido el aplicado en el Desarrollo Profesional.

-Reversión de todos los recortes aplicados en los PAC: reapertura y/o restauración de los horarios de atención.

-Cobertura inmediata, total y desde el primer día, en todas las categorías, de todas las jubilaciones, vacantes, bajas y otras ausencias.

-Evaluación de riesgos psicosociales y aplicación de medidas correctoras, con especial énfasis en las cargas de trabajo y en los efectos de la pandemia.

-Medidas efectivas y reales de flexibilidad y/o conciliación de la vida laboral y familiar.

-Resolver los conflictos pendientes sobre turnicidad, complemento de hospitalización (%4), complemento específico y cierre de urgencias de Santiago

-Medidas que faciliten la jubilación anticipada de la plantilla.

Recortes ¡NO!

Tanto el Lehendakari Urkullu como la consejera Sagarduy aseguran que estamos “ante una situación coyuntural” derivada de la pandemia. Sin embargo, es patente la falta de voluntad política a la hora de planificar el relevo generacional en Osakidetza y el hostigamiento hacia su plantilla. Profesionales mal pagados y unas condiciones laborales más que lamentables de la mano del Gobierno PNV-PSE que provocan huida de profesionales hacia la sanidad privada o el extranjero. Además de una sobrecarga “sistemática” de trabajo, como la que vienen denunciando los profesionales de Urgencias del Hospital de Cruces en Barakaldo.

Si una cosa ha quedado patente durante la crisis sanitaria de la COVID19 es que el Gobierno vasco ha aprovechado para avanzar en su política de recortes y privatización de la sanidad pública, tal y como denuncian desde CCOO. Es un hecho que el gabinete de Urkullu tiene una hoja de ruta para que salgan beneficiadas claramente las empresas privadas. “El colapso y las dificultades para acceder a la atención sanitaria requerida son ya un clamor entre la ciudadanía y el hartazgo de la plantilla queda reflejado con claridad, tanto en el masivo seguimiento de las movilizaciones convocadas en las últimas semanas”.

En efecto, Gotzone Sagarduy y su cohorte de burócratas liberales tienen distintos frentes abiertos con sus trabajadores: Atención Primaria, CVTTH, Hospital Urduliz, Urgencias Pediátricas de Txagorritxu, Urgencias de Cruces, Urgencias del Hospital Santiago, Mantenimiento del Hospital Donostia, Red de Salud Mental de Bizkaia, cocina de la Red de Salud Mental de Araba, Mantenimiento del Hospital de Cruces, y así un largo etcétera.

La lucha de los trabajadores de la Sanidad Pública afecta a toda la ciudadanía, especialmente a la clase obrera y demás clases populares. Osakidetza y el sistema sanitario público en su conjunto ha sido construído en base a varias generaciones de trabajadores y trabajadoras con el fin de tener una atención médica de calidad y gratuíta. Ahora, la derecha nacionalista y sus aliados socio-liberales quieren arrebatarnos lo que por derecho es nuestro. ¡Defendamos lo que es nuestro!

Convocadas huelgas en Osakidetza los días 25 y 28 de febrero 

Ante el inmovilismo del Departamento de Salud y la falta de soluciones, CCOO, SATSE, ELA, LAB y UGT, así como ESK y CNT han convocado el 25 de febrero huelga en Atención Primaria y el 28 de febrero en todos los ámbitos de Osakidetza. Además, el 26 de febrero habrá manifestaciones en las tres capitales a las doce.

Los convocantes hacen un llamamiento a la plantilla de Osakidetza y a toda la ciudadanía a participar en las movilizaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.