Violencia policial contra trabajadores de ITPAero

Los trabajadores de ITP Aero de Barakaldo continuan con sus movilizaciones en contra de los despidos planteados por la empresa. La Ertzaintza se ha esmerado bien esta mañana en su defensa de la patronal, dejando varios heridos a su paso.

Violencia contra los trabajadores

La Ertzaintza ha cargado violentamente contra los trabajadores de ITPAero dejando un reguero de heridos, entre ellos el secretario general de CCOO Industria Euskadi, Javier Gómez. La policía autonómica pretendía facilitar esta mañana el acceso a la empresa de un autobús cargado con esquiroles que no secundan las protestas de sus compañeros contra el despido de 90 de ellos.

Los trabajadores desarrollaban una sentada pacifica cuando decenas de ertzainas han aparecido y han empezado a golpear a los asistentes frente a los accesos a la fábrica de componentes aeroespaciales ITP Aero de Barakaldo.

Según la información ofrecida por CCOO de Euskadi, su responsable de industria ha resultado herido por un «porrazo en el pómulo» a metro y medio de distancia. El parte de lesiones de Javier Gómez incluye un tabique roto y contusiones en la pierna y el brazo, además de la rotura de sus gafas.

El momento exacto de la agresión con rotura de tabique nasal al compañero @JavigomezJAVI Secretario Gnral. de @CCOOindustria#Euskadi

Esta es la imparcialidad con la que actúa @Irekia y @ertzaintzaEJGV

Menos porrazos y más buscar soluciones para la plantilla de #PCB

ENLACE AL VIDEO DE LA AGRESIÓN

La Ertzaintza como piquete

Desgraciadamente las agresiones policiales a piquetes y trabajadores en huelga son habituales por parte de la policía del PNV. Su odio hacia la clase obrera le viene de serie a un cuerpo policial caracterizado por ejercer las funciones de piquete de la patronal. Lo dramático es que sueldo lo paga la clase obrera vasca y no quien plantea los despidos.

Despiden con beneficios para ganar más

Desde el primer momento los sindicatos han denunciado que los despidos que plantea la dirección para sus plantas de Barakaldo y Sestao están injustificados. La única lógica que entiende la parte empresarial en este conflicto es la imposición y hacer pagar a los trabajadores la crisis económica derivada de la crisis sanitaria actual.

El grupo ITP ingresó en 2019 cerca de mil millones de euros, tuvo un Ebitda de 105 millones (33% más que en 2018), en los últimos 10 años ha duplicado sus ingresos y su beneficio neto en 2019 fue de 95 millones de euros.

Capitalismo: paro y miseria para los trabajadores

En febrero de 2020 varios medios se hacían eco de un informe de «The Adecco Group Institute» en el que tras  encuestar a más de 200 directores de RRHH, concluyeron que gracias a la tecnología una jornada laboral de 1970 se completa en el presente en tan solo una hora y media. Esto en la práctica significa que ahora sólo se necesita de media una persona donde antes eran necesarias 5 para producir la misma cantidad.

En una economía democrática y planificada sería un motivo de celebración porque significaría que la sociedad es capaz de generar mayores niveles de riqueza dedicando muchas menos horas al trabajo.

Pero gracias a un sistema centrado exclusivamente en el capital se tornaen una pesadilla para cientos de trabajadores que ven peligrar su sustento y se enfrentar al abismo del paro en una coyuntura económicamente mala en un país con una estructura laboral y salarial que ya estaba en la UCI.

Democratizar el trabajo

Si se trata de algo coyuntural (estamos en crisis, se vende menos y quieren recortar costes salariales) o estructural (se precisa menos gente para producir lo mismo) es objeto de debate y de controversia, y es importante para poder entender cuales son los problemas que se afrontar a corto y a medio plazo por parte de la empresa, pero desde luego lo importante es que estamos hablando de una empresa con una buena evolución en el volumen de facturación y en el resultado del ejercicio, con solvencia suficiente para poder afrontar los ajustes que sean precisos en el corto y el medio plazo primando el interés común sobre el del capital.

Lucharemos por el mantenimiento del empleo, por la calidad y la seguridad en el trabajo, pero planteamos la necesidad de unidad y organización de toda la clase trabajadora para luchar de la mano para que las empresas pasen a ser propiedad del pueblo, garantizando así la primacía del interés común sobre la avaricia del capital, y la aplicación democrática de la voluntad popular también sobre los destinos de producción y de la economía en general.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *